5 cosas que no sabías del Síndrome de Ovario Poliquístico



El síndrome de ovario poliquístico es ampliamente conocido como SOP, es un trastorno del sistema endocrino que afecta comúnmente a las mujeres en sus años fértiles.

Los síntomas incluyen cambios en el ciclo menstrual y crecimiento excesivo de vello. Si no se trata, puede provocar infertilidad y otras complicaciones.


En este trastorno la insulino resistencia ocupa un rol muy importante ya que del 50 al 70% de las mujeres con SOP han demostrado ser resistentes a la insulina.

Hace más de 80 años, algunos médicos como Irving Stein y Michael Leventhal notaron un patrón entre algunas de las mujeres infértiles con anomalías menstruales que comúnmente veían en su práctica diaria. Ellos publicaron sus observaciones en un informe muy bien detallado que describe a siete mujeres con ovarios poliquísticos.


Aquí hay cinco hechos clave de este informe que todo el mundo debe saber acerca del SOP.


1.- Poliquístico es un nombre erróneo.


El SOP no es la primera condición que se encasilla con un nombre que más tarde se encuentra que es inexacto o engañoso. Lo que los doctores Stein y Leventhal caracterizaron como quistes epiteliales son en realidad folículos antrales realmente inmaduros.

El nombre erróneo es desafortunado porque sugiere que los quistes ováricos son la característica definitoria del SOP. Además, excepto en adolescentes, la morfología ovárica no es la característica más importante utilizada para diagnosticar esta afección.

Del mismo modo, una mujer con ovarios poliquísticos pero sin aberraciones hormonales o metabólicas no necesariamente tiene este trastorno, pero hasta la fecha, médicos expertos en todo el mundo no han podido ponerse de acuerdo sobre un nuevo nombre que represente de mejor manera a este síndrome para explicar adecuadamente sus manifestaciones anatómicas, clínicas y metabólicas.


2.- El Síndrome de Ovarios Poliquisticos afecta a 1 de cada 10 mujeres.


Desde que el síndrome fue descrito por primera vez por los reconocidos doctores Stein y Leventhal, los criterios de diagnóstico para el SOP han cambiado bastante, y actualmente se estima que hasta el 10% de las mujeres pueden verse afectadas, aunque muchas siguen sin ser diagnosticadas.

El SOP es también un diagnóstico de exclusión. En primer lugar, deben descartarse otras afecciones con características similares como por ejemplo el síndrome de Cushing, tumores productores de andrógenos, medicamentos con efectos secundarios androgénicos e hiperplasia suprarrenal congénita.

Actualmente, los criterios más aceptados son los criterios de Rotterdam, que establecen que el SOP puede diagnosticarse cuando se cumplen dos de los cuatro criterios siguientes:

  • Oligo o Anovulación

  • Evidencia clínica o de laboratorio de exceso de andrógenos

  • Ovarios poliquísticos


Por eso es muy importante que las mujeres con ciclos menstruales irregulares se hagan chequeos constantes, especialmente si son adolescentes ya que por la pubertad los clásicos síntomas del SOP pueden pasar desapercibidos.


3.- Es la causa más común de infertilidad femenina.



La causa subyacente de la infertilidad entre las mujeres con SOP es la oligo-ovulación o la anovulación. De hecho, el 90% de las mujeres con oligo-ovulación tienen este síndrome.

La falta de ovulación no es el único factor contra la fertilidad, ya que la obesidad ocasiona una peor calidad de los ovocitos y un ambiente endometrial adverso el cual puede afectar la probabilidad de que una mujer pueda concebir normalmente.

Además de la evaluación de la función ovárica, la pareja debe someterse a una evaluación adecuada y completa de infertilidad. Si toda la evaluación es normal lo mejor es restaurar la ovulación regular para mejorar la fertilidad.

Entre las mujeres con un índice de masa corporal más alto, la pérdida de peso debe ser el tratamiento más adecuado. La pérdida de tan solo el 5% de peso corporal puede tener un efecto favorable sobre la función ovárica.

El citrato de clomifeno es también