¿Cúal es el tratamiento del Síndrome de Ovario Poliquístico?



El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una compleja enfermedad, sobre la cual nos referimos en un post anterior. Ver 5 cosas que no sabías del Síndrome de Ovario Poliquístico


Esta enfermedad necesita de una evaluación completa y monitoreo frecuente por relacionarse con diferentes complicaciones a largo plazo, principalmente metabólicas y reproductivas.

En este artículo profundizaremos en los diversos aspectos relacionados con el tratamiento del SOP.


Visita a un especialista


Si tienes síndrome de ovario poliquístico es recomendable acudir a un especialista, ginecólogo o endocrinólogo.


Es importante recalcar que la evaluación inicial es fundamental, tanto para confirmar que realmente tengas la enfermedad (existe mucho sobrediagnostico del SOP), como para detectar las diferentes complicaciones. Esto permitirá planificar de manera adecuada cuál serán las estrategias terapéuticas en las diferentes mujeres. Recordemos que el SOP se puede manifestar de diferentes formas según tu raza, edad y estado nutricional.


El problema con el sobrepeso y obesidad


No todas las mujeres obesas sufren SOP ni todas las mujeres con SOP son obesas. No obstante, la obesidad es una de las manifestaciones más frecuentes y quizá más importantes del SOP, pese a que no está incluida en el criterio de diagnóstico. Alrededor de un 60% de las mujeres con SOP sufren sobrepeso u obesidad.


La obesidad puede exacerbar las complicaciones del SOP, especialmente aumentando la severidad de la resistencia a la insulina y del síndrome metabólico, y promoviendo la secreción de andrógenos aumentando el riesgo de enfermedad hepática y aterosclerótica, además de perpetuar la resistencia a la insulina.

Por lo tanto todas las medidas terapéuticas que mencionaremos a continuación, además de tratar el SOP en sí mismo, van dirigidas también a disminuir o mantener el peso corporal.

Alcanzar un peso normal te ayudará a recuperar la normalidad en la ovulación y con esto la fertilidad. Además hará que disminuyan los andrógenos, mejorando el hirsutismo y el acné.




Los pilares del tratamiento del SOP


A grandes rasgos podemos dividir el manejo de esta patología en 3 grandes pilares: actividad física, dieta y manejo farmacológico.


La actividad física


Uno de los principales beneficios del ejercicio en las mujeres con SOP es la mejora de la sensibilidad a la insulina, independiente de tu peso. Otros beneficios serán el bajar de peso, el control del apetito y la liberación de endorfinas, lo cual genera una sensación de bienestar.


El ejercicio físico de tipo cardiovascular o aeróbico está directamente asociado a una mayor utilización de la glucosa, en especial cuando es de baja intensidad (moderado) y de larga duración (sostenido), mejorando así la sensibilidad a la insulina. Lo más recomendable es que la frecuencia de estos ejercicios aeróbicos sea de 3 a 5 veces por semana, en sesiones de 30 a 60 minutos.


Si el entrenamiento físico se mantiene en el tiempo, se generará un efecto beneficioso sostenido sobre la sensibilidad a la insulina. Este efecto está dado principalmente porque el ejerci