La importancia de la Infección por Virus Papiloma Humano

Actualizado: mar 6

El virus del papiloma humano (VPH) es el agente de transmisión sexual más frecuente, pudiendo afectar la piel y mucosas. Por lo general, el VPH es inofensivo y desaparece espontáneamente, pero algunos tipos pueden provocar verrugas genitales o cáncer.


En el artículo de hoy hablaremos sobre generalidades del virus, sus síntomas y tratamiento.


Conozcamos más sobre el VPH


Existen más de 200 tipos de virus del papiloma humano (VPH). Alrededor de 40 tipos pueden infectar tu área genital (vulva, vagina, cuello uterino, recto, ano, pene y escroto) así como también la boca y garganta. El virus se propaga durante las relaciones sexuales.

Existen algunos tipos de VPH que causan verrugas comunes, como las verrugas de las manos y las plantas de los pies, pero no se transmiten sexualmente.


Existen 3 tipos clínicos de presentación de la infección por VPH:

  • Mucosa (genital y boca - tracto respiratorio). La infección suele ser asintomática.

  • Cutánea no genital (verrugas comunes)

  • Epidermodisplasia verruciforme (verrugas tipo condiloma acuminado)


Las infecciones genitales por VPH son muy comunes. De hecho, casi todas las personas sexualmente activas se contagian con el VPH en algún momento de su vida. La mayoría de las personas con VPH son asintomáticas, por lo que generalmente si ni siquiera saben que están infectadas.


Es importante destacar que la mayor parte de las infecciones genitales por VPH son inofensivas y desaparecen solas. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden provocar verrugas genitales o a largo plazo, ciertos tipos de cáncer.

La mayoría de las verrugas genitales son causadas por dos tipos de VPH (los tipos 6 y 11), que son consid


erados VPH de bajo riesgo, ya que no provocan cáncer ni otros problemas graves de salud.

Los que sí pueden provocar cáncer, se denominan VPH de alto riesgo, de los cuales los tipos 16 y 18 son los causantes de la mayoría de los casos. Casi el 100% de los casos de cáncer de cuello uterino son relacionados al VPH de alto riesgo; además de producir también en menor proporción el cáncer en tu vulva, vagina, pene, ano, boca y vía aérea superior.


Síntomas asociados al VPH


Las lesiones por VPH pueden tener la siguientes particularidades:

  • Verrugas anogenitales: Son protuberancias inofensivas que aparecen en la piel de tu vulva, vagina, cuello uterino, pene, escroto o ano. Son protuberancias carnosas y blandas que a veces semejan una coliflor en miniatura. Usualmente se localizan en las cercanías de áreas húmedas, aunque en determinadas ocasiones se presentan en superficies secas como en algunas partes del pene. Estas lesiones se conocen como condilomas acuminados por su tonalidad oscura. Las verrugas habitualmente son indoloras, pero pueden acompañarse de sangrado o prurito (picazón).

  • Lesiones de la mucosa no anogenital. Pueden ser papilomas respiratorios y verrugas orales. O también la enfermedad de Heck, también conocida como hiperplasia epitelial focal.

  • Lesiones precancerosas o cancerosas: Lamentablemente, la mayoría de las personas que tienen un VPH de alto riesgo no muestran signos de la infección hasta que ya ha causado graves problemas de salud. El cáncer de cuello uterino puede manifestarse por sereciones vaginales sanguinolentas o de mal olor. El cáncer de pene, puede provocar síntomas como cambios en el color o el espesor de la piel de tu pene, o bien puede aparecer una úlcera dolorosa en tu pene. El cáncer anal puede causar sangrado, dolor, picazón o secreción anal, o cambios en los hábitos intestinales. El cáncer de vulva, puede provocar síntomas como cambios en el color o el espesor de la piel de la vulva. Puede haber dolor crónico, picazón o puede aparecer un bulto.







Detección del VPH


Habitualmente, descubres que tienes VPH al obtener un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou (PAP), conocida también como citología vaginal. El PAP permite detectar el daño producido por el VPH antes de que sea un cáncer establecido, aunque también puede marcar positivo a la presencia del virus, sin que sea este uno de alto riesgo. Esta prueba detecta los cambios celulares provocados por el VPH, pero no al virus mismo.


También existe un examen de ADN del VPH (PCR para VPH), que permite detectar algunos tipos de alto riesgo, pero solo se utiliza en ciertas situaciones, por ejemplo mujeres de 25 años o más en lugar del PAP o mujeres de 30 a 65 años junto con el PAP.


En el caso del hombre, si este no presenta lesiones o verrugas visibles, la detección puede hacerse a partir del examen de ADN para VPH en el pene y muestras de semen, sin embargo no se realizan de rutina.


Para diagnosticar gran parte de las verrugas genitales externas es necesario una evaluación médica. A veces basta con un examen físico, pero en otros casos el profesional puede requerir de una toma de biopsia.


¿En qué situaciones se recomienda una biopsia?

  • En mujeres menopáusicas, puesto que una lesión podría ser cancerosa con mayor frecuencia.

  • Cuando tengas antecedentes de lesiones previas con VPH de alto riesgo y displasias cervicales o vulvares

  • En pacientes en que el tratamiento médico no ha funcionado.

  • Diagnóstico inconcluso.

Finalmente recuerda que cuando visitas a un médico para realizarte exámenes de este tipo, es la oportunidad para evaluar también otras enfermedades de transmisión sexual (ITS), en especial aquellas que pueden ser asintomáticas como el VIH, Sífilis y Hepatitis B y C.


¿Qué ocurre si tengo un VPH de alto riesgo?


Si la prueba de VPH da positivo, no te alarmes. Esto no significa que tienes cáncer, significa que tienes un tipo de VPH que puede aumentar tu riesgo de tener cáncer en el futuro. Saberlo te permitirá hacer un seguimiento con tu ginecólogo, probablemente con exámenes más frecuentes por lo menos durante un tiempo.

En la mayoría de los casos, la infección desaparece sin causar problemas. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que aun cuando no tengas síntomas, puedes contagiar el VPH a tu pareja.





Tratamiento


A la fecha, no existe un tratamiento certero de erradicación del VPH, aunque en la mayoría de los casos se produce la eliminación de forma espontánea.

Para eliminar las verrugas por VPH puede utilizarse un manejo expectante (observar) si es que son muy pequeñas o están en lugares muy delicados, puesto que los agentes químicos o la cirugía pueden producir más daño que beneficio. Recordemos que el sistema inmunitario puede combatir al VPH y las verrugas pueden desaparecer sin ningún otro tratamiento.


Pueden utilizarse agentes tópicos con el objetivo de disminuir la sintomatología. La aplicación de productos químicos permite detener su crecimiento y hacerlas desaparecer. Estos tratamientos suelen ser aplicados por ti mismo si es que son cremas, o ser administrados por el médico durante varias sesiones en su consulta.


Además las verrugas se pueden eliminar a través de otros medios como el frío (crioterapia),

abrasión con con corriente eléctrica, y cirugía tradicional o electroquirúrgica con asa LEEP.

El manejo dependerá del tamaño, la ubicación, si se trata de una patología recurrente o no, o de situaciones especiales, por ejemplo si estás embarazada.


En general casi todos los pacientes que tienen verrugas necesitan de varios tratamientos y deben tener en cuenta que pueden pasar varias semanas antes de ver resultados.


¿Reaparecen las verrugas genitales por VPH?


Se debe tener en cuenta que las verrugas pueden reaparecer. Aunque el paciente realice el tratamiento completo, en ocasiones el virus seguirá estando en la piel sana cercana a la lesión.


Lamentablemente, la recurrencia de las enfermedades asociadas al virus del papiloma humano es alta. Esto puede ser muchas veces molesto, y además tedioso. No sólo para el paciente, sino para el médico que puede frustrarse por la situación.


Las verrugas genitales muchas veces pueden tratarse, pero no curarse. Podrías eliminar las verrugas, pero no el virus que las causa. El VPH puede desaparecer en algún momento por sí solo, pero es imposible saberlo con certeza. Algunas personas vuelven a tener verrugas y otras, no.


Los pacientes VIH positivo o con patologías que debilitan el sistema inmunitario requerirán varios métodos para el tratamiento. Habitualmente los condilomas son complicados para tratar en estos pacientes. Asimismo, la medicación para ello muchas veces resulta ineficaz.

Mejorar el sistema inmunitario puede ser una estrategia que permita mejorar las defensas contra el VPH, por ejemplo a través de una buena alimentación, vitaminas y minerales y probióticos.



¿Cómo prevenimos el contagio del VPH?


En las últimas décadas se han desarrollado vacunas que pueden prevenir que contraigas algunos tipos del VPH. Actualmente existen en el mercado vacunas que brindan protección contra varios tipos de VPH de alto riesgo (asociados a cáncer) y bajo riesgo (los que causan la mayoría de los casos de verrugas genitales).


Las verrugas genitales se contagian por el contacto de piel a piel cuando se tiene sexo vaginal, anal u oral con alguien que las tiene; de modo que la única manera infalible de evitar las verrugas genitales y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) es no tener contacto alguno con la boca o los genitales de otra persona. El uso de métodos de barrera, como el condón, no es infalible, pero ayuda a disminuir el riesgo de contraer alguna ITS. En ocasiones pueden haber verrugas en lugares que el condón no cubre.


Es posible contagiarse y contagiar a otros aunque no haya verrugas visibles, por lo que es importante el uso del condón aunque todo parezca estar completamente bien.

No existen pruebas específicas para determinar si tienes verrugas genitales aparte del examen físico que realizará tu médico, sin embargo incluir los exámenes de ITS dentro de tu chequeo médico regular es parte de mantenerte saludable.


¿Cómo manejar las verrugas por VPH con mi pareja?


Asumir una ITS, especialmente cuando estás en pareja, puede ser difícil; pero las verrugas genitales son muy comunes y no conllevan problemas graves de salud. Por lo tanto es importante no avergonzarse de hablar del tema ni estresarse o ponerse ansioso.


Como mencionamos más arriba, muchas veces la aparición de verrugas genitales puede ser una recurrencia de un cuadro anterior, antiguo; lo cual implica que no podemos juzgar con certeza que el cuadro actual sea producto de una infidelidad. Suele ser muy difícil determinar cuándo y dónde alguien las contrajo.


Mantén la calma y sigue adelante. Montones de personas tienen verrugas genitales y muchas de ellas tienen pareja. Para la mayoría, las verrugas genitales no representan un gran problema. Trata de entablar la conversación con una actitud calmada y positiva. Tener verrugas genitales es simplemente una cuestión de salud, no dice nada sobre ti como persona.


Hay mucha desinformación acerca de las ITS, por eso, infórmate y aprovecha la oportunidad para realizar un chequeo completo de salud si es que no lo tienes al dia. Deben conversar como pareja que hay formas para evitar el contagio durante las relaciones sexuales, y dejar en claro que las verrugas genitales no son peligrosas y que no provocan cáncer ni ningún otro problema de salud grave.


Si se determina que solo uno de los dos tiene verrugas genitales, infórmate sobre cómo evitar transmitirlas. Comunícaselo también a tus ex parejas para que se hagan las pruebas.


#viruspapilomahumano #vph #its #infecciondetransmisionsexual #saludsexual #papanicolau #verrugasgenitales #condilomas #cancerdecuellouterino #saludreproductiva

378 vistas

COMENTARIOS

  • Twitter
  • Instagram
  • linkedin
  • researchgate

CONTACTO

© Proudly created with Wix.com