¿Qué es la Inseminación Intrauterina?

La inseminación intrauterina (IIU), también conocida como “inseminación artificial” es un procedimiento en el que se inyectan (o inseminan) los espermios en el útero, el cual se realiza durante los “dias fertiles” o de ovulación. Esto facilita que los espermios lleguen al óvulo y se produzca la fecundación.

Como todo tratamiento de reproducción asistida, este busca aumentar la probabilidad de que una mujer pueda quedar embarazada; y debido a que la fecundación se realiza en el propio cuerpo de la mujer, su simplicidad y relativo bajo coste, es que se ha sido clasificado dentro de los tratamientos de fertilidad como una “técnica de reproducción asistida de baja complejidad”.





¿CUÁNDO SE RECOMIENDA LA INSEMINACIÓN INTRAUTERINA?


Son variadas las causas que complican que las parejas tengan hijos. La IIU se puede indicar sólo en algunos de estos casos.


Infertilidad de causa desconocida

Cuando todos los exámenes resultan normales y no se encuentra ninguna razón que explique la infertilidad es habitual que se use la IIU.


Estenosis cervical

Existen algunas condiciones en las que el cuello uterino no deja que el semen ingrese al útero. Esto puede ocurrir en mujeres que tuvieron algún proceso quirúrgico en su cuello uterino, o de manera congénita. La IIU también puede ser útil en mujeres que tengan un cuello uterino con alguna morfología anormal que no permita el paso de los espermatozoides.


Fallas en la llegada de espermios

La inseminación intrauterina además se puede usar cuando el hombre presente alguna patología que le impida la erección o la eyaculación. Un típico ejemplo es la eyaculación retrógrada, en la que los espermios se liberan hacia la vejiga. Esta condición puede ser ocasionada por la diabetes o como secuela de ciertas cirugías. Cuando un hombre presenta eyaculación retrógrada, los espermios pueden ser rescatados de la orina por medio de un proceso de laboratorio. También se puede plantear la IIU en parejas en que el hombre tiene lesión medular pero se logra que eyacule por métodos mecánicos

Preservación de la fertilidad masculina

La criopreservación o “congelación” de espermios se realiza antes de una cirugía testicular, vasectomía, quimioterapia o radioterapia. El hombre deberá juntar muestras de semen de acuerdo a las indiciaciones de su médico. Luego éstas se conglarán y podrán ser utilizadas más adelante, a través de una IIU.


Donación de espermios

La IIU también se puede usar cuando se necesiten los espermios de un donante.

Esto puede ocurrir en caso de factor masculino severo, por ejemplo cuando el hombre no tiene espermios en el eyaculado (lo que se conoce como azoospermia), en caso de algunas enfermedades genéticas transmisibles y cuando existen enfermedades de transmisión sexual en el varón, que tras varios lavados no se pueda garantizar que no haya virus en el semen, es decir, que hay riesgo de infectar a la pareja.

Este método también es usado en ausencia de pareja masculina: mujeres solas o parejas de lesbianas que desean tener un hijo.



Condiciones


Los requisitos para que la mujer puede realizar la inseminación intrauterina son los siguientes:

  • El profesional deberá descartar la infección por VIH, hepatitis B o C, sífilis, entre otros. Para asegurar que no existan riesgos de contagio, ni a la pareja ni tampoco al futuro bebé.

  • Asegurar la correcta permeabilidad tubárica de la mujer. Este proceso se hace de forma más frecuente a través de un examen llamado histerosalpingografía. Esto es clave ya que la fecundación ocurrirá en el interior de las trompas de Falopio.

  • También es fundamental que el hombre presente una buena calidad seminal. El indicador necesario es que el recuento de espermatozoides móviles sea super